Características productivas y sistema de explotación

La raza Negra Andaluza está orientada a la producción de carne, bien en pureza o cruzada, dando terneros de excelente conformación y rendimiento. Se estima que el 30% de las reproductoras se cubren en pureza, las cuales manifiestan su primer celo entre los 18 y 20 meses de edad, en función de su desarrollo y estado nutricional. La cubrición se hace en libertad, prestando una magnífica aptitud para la reproducción.

Alcanza un 80% de fecundidad y un 95% de fertilidad, siendo el porcentaje de partos gemelares del 1,15%. Los terneros nacen en pleno campo, criándose vigorosos gracias al acusado instinto maternal, separándose de la madre sobre los 6 ó 7 meses de edad con un peso vivo que oscila entre los 190 y 220 kilos.

Como todas las razas de explotación extensiva, la Negra Andaluza se mantiene con los recursos que el medio le proporciona, apoyada con alimentación complementaria cuando aquellos son insuficientes. En cuanto a infraestructura, las fincas no están mejoradas, limitándose, en la mayoría de los casos, al vallado, una mangada rudimentaria y comederos esparcidos por el terreno. Su sobriedad, capacidad de adaptación a las adversidades climatológicas y condiciones maternales, le condicionan una buena disposición para la producción cárnica.
© Asociación Raza Negra Andaluza, todos los derechos reservados